EL MOVIMIENTO REACCIONARIO REPRESENTADO POR EL DALAI LAMA ESTÁ FINANCIADO POR EL IMPERIALISMO USA Y ES CONDENABLE‏

Posted by Tomás Vivanco | | Posted on 9:07





EL MOVIMIENTO REACCIONARIO REPRESENTADO POR EL DALAI LAMA ESTÁ FINANCIADO POR EL IMPERIALISMO USA Y ES CONDENABLE


Por el Profesor Jose Maria Sison
Presidente del Comité Internacional de Coordinación
Liga Internacional de los Pueblos en Lucha
20 Abril 2008
 


 
El movimiento representado por el Dalai Lama es absolutamente reaccionario. Está por la restauración de una teocracia despótica y extremadamente explotadora en el Tibet. Lo que es peor, es un instrumento del imperialismo USA en su doble política de contención y combate contra la China y el pueblo chino. Es condenable.

 

La represiva y parasitaria teocracia representada por el Dalai Lama ha sido hace tiempo derrocada por el propio pueblo tibetano, causando su expulsión del Tibet junto con su séquito ultrarreaccionario. Desde entonces, estas reliquias del pasado han sido usadas como lacayos antichinos del imperialismo USA en la guerra fria y a partir de ella. Han estado financiados por la Agencia Central de Inteligencia y otras insidiosas agencias estatales de USA, asi como por ciertas organizaciones no gubernamentales y agencias financieras de los grupos del capital monopolista.
 


Algunos progresistas han argumentado que el nivel de opresión, explotación y discriminación contra el pueblo tibetano ha aumentado por el crecimiento del capitalismo en China, y que por consiguiente el pueblo tibetano estaba justificado para afirmar y ejercer el derecho de autodeterminacion, hasta la secesión. Pero, la contradicción principal es la que se establece entre el pueblo chino plurinacional, incluidos los tibetanos, que defienden la soberania de la China, y el movimiento proimperialista y reaccionario del Dalai Lama, que reclama la restauración de un regresivo sistema social mucho mas reaccionario y brutal que el propio capitalismo.

 

Que la Región Autónoma del Tibet pertenece a China es un hecho antiguo establecido hace siglos y vigente en las recientes décadas de la historia de la República Popular China. El pueblo chino de varias nacionalidades , incluidos los tibetanos, coinciden en este hecho. Incluso el Dalai Lama hace protestas públicas de que él no está pidiendo la separacion del Tibet de la China.
 

 

Pero él, y los de su calaña ultra-reaccionaria, así como sus adiestradores imperialistas, claman acusando a China de "genocidio étnico" y "violaciones de derechos humanos", precisamente para utilizar esas acusaciones como apoyo al objetivo estratégico de separar el Tibet de la China y propiciar la intervención de los poderes imperialistas, y al objetivo mínimo de desacreditar y menoscabar a la China sirviendo a los propósitos de los poderes imperialistas en el contexto de los Juegos Olímpicos.
 


Los medios de comunicación poseídos y controlados por los poderes imperialistas aprovechan y sostienen los más pequeños grupos de protesta de seguidores del Dalai Lama en varias capitales del mundo y las hipócritas declaraciones de Bush, Brown y otros líderes imperialistas sobre los derechos humanos. Así, procuran una cobertura mediática mucho mayor que la dada a las continuas acciones de masas contra la guerra de agresión a Iraq y la masiva violacion de la legalidad internacional y los derechos humanos por los poderes imperialistas en Iraq, Afganistán, Palestina, Turquía, India, Tamil Eleam, Filipinas y otras partes del mundo.
 


El más interesante evento en la actualidad del Himalaya no son las acciones de protesta en apoyo al reaccionario movimiento representado y encabezado por el Dalai Lama, sino la victoria, de rotundidad sin precedentes, del Partido Comunista del Nepal (Maoísta) en las elecciones a la Asamblea Constituyente... Esta victoria augura la abolición de la monarquía y el establecimiento de la república democratica federal, y abre el camino a reformas democráticas de fondo en la dirección de completar la nueva revolución democrática. Pero los multi-media de los poderes imperialistas dan soporte al Dalai Lama y otros reaccionarios tibetanos, minimizando la progresiva victoria política del PCN (M) y del pueblo nepalí.