Partido comunista revolucionario de Euskal herria

Posted by Tomás Vivanco | Posted in | Posted on 11:02


El primero de mayo no es festivo, queda mucho trabajo por hacer
EHAKI-PCREH
Comunicado del Euskal Herriko Alderdi Komunista Iraultzailea (EHAKI) para el 1º de mayo del 2008
Llegamos a este 1 de Mayo inmersos en la enésima crisis económica a la que avoca este sistema social irracional. Esta crisis que la burguesía local, tras haberse enriquecido inmoralmente en una orgía especulativa inmobiliaria, pretende sea pagada por el pueblo. Un conjunto de las clases trabajadoras que se ven ahogadas por los créditos hipotecarios y a las que afecta de forma determinante la inflación galopante a la que se ven sometidos, fundamentalmente, los artículos de primera necesidad.

Dependiendo de la intensidad y profundidad a la que llegue esta crisis económica y el paro que traiga consigo, es más que probable que salgan voces que hipócritamente señalen a la población inmigrante, como responsable de la dificultad en el acceso a un puesto de trabajo. Esas mismas voces que hasta ahora se han visto beneficiadas por las especiales condiciones de precariedad laboral a las que están sometidos.

Es momento para aclarar que la interesada división de la clase obrera vasca según su filiación nacional, es un artificio que sólo beneficia a la clase dominante. Compartimos los mismos intereses objetivos, desde los trabajadores que tienen completo su árbol genealógico de apellidos vascos, a todos cuyos orígenes vienen dados por las sucesivas oleadas migratorias. Desde el primer desarrollo de la industrialización de las cuencas mineras a finales del siglo XIX, a aquellos que vienen a nuestra tierra huyendo de la miseria a la que se ven sometidos unos países empobrecidos por el saqueo imperialista, conformamos una misma clase obrera vasca.

En esta jornada, de marcado carácter internacionalista, debemos ser conscientes de lo que nos une a los trabajadores de todos los países, que en este modelo social que impera en todo el mundo, las decisiones sobre todo lo que nos afecta son tomadas por una minoría en beneficio de sí mismos. El primero de mayo debe ser, en definitiva, el día en que recordamos que todavía existe la explotación del hombre por el hombre y que nuestra misión debe ser acabar con ella.

El sistema capitalista ha sido capaz de domesticar el sentido de esta fecha y hacer que, para la mayor parte del conjunto de la clase obrera, pierda su significado de lucha y sea sólo una cifra más en color rojo, casi la única de origen laico, a la cual tienen derecho al disfrute festivo algunos privilegiados. Debemos arrancar el 1 de mayo de los calendarios y volver a colocarlo de forma indeleble en el corazón y la mente de los trabajadores.

¡Por la constitución del Partido de vanguardia del proletariado vasco!.

¡Por la unidad del proletariado mundial y los oprimidos del mundo para derrotar al imperialismo!.

¡Por un mañana sin explotación ni opresión!.

¡Viva el 1º de mayo, día internacional del proletariado!