Un año más sin el tirano...

Posted by Tomás Vivanco | | Posted on 18:33

Hace exactamente 3 años, un día domingo como cualquier otro, echado en el sillón de mi mamá viendo tele. En eso el Bamby, que en paz descanse, se rascaba efusivamente hasta que para y comienza a aullar. Ahí es cuando mi hermana baja por las escaleras, palida.
"Murío Pinochet", creo que murmulla.

Yo solo atine a reírme, pensando que era broma. Cambio la tele, inclusive en CNN aparece que se murió el decrepito viejo. Por un momento todo se paraliza. Por mi mente se cruzan imágenes, cuando el viejo asesino cae preso en Inglaterra visitando a su patas negras ( Tatcher), cuando vuelve y el desgraciado se para, hasta hoy creo que quería hacer un "pato yañez". O cuando asume de senador vitalicio y Seguel prácticamente corrió a besuquearle la mano, y tantos etcéteras...

Me paro, me pongo las tillas, y corro a la esquina mas cercana. Nada ni nadie en la calle, silencio. Viene una micro, de esas amarillas que ya no están. Extasiado el chófer me grita "suba compañero". Subo, gritamos, toca su bocina, comienza la alegría.
El compañero chofer me deja cerca de plaza italia, debe seguir su recorrido, ya no importa que sea el mismo que no me paraba cuando andaba de pigüino, que no me diera boletos, que me dijera chuchetas. Era un compañero y eso lo enaltecía.
Plaza Italia. Por un momento pienso que Chile gano el mundial, pero no, es algo mayor, murió el que pinto de gris la vida de nuestros papis, mamis y abuelitos. El que destrozo sueños y espaldas. El que nos tiro por el abismo.

Saltos, fiesta, copete. Parece que se hace realidad la campaña del NO, no la viví en directo aunque la escuche completa en el vientre de mi mamá. La alegría llego. El copete abunda, igual que los abrazos. En cada abrazo puedo adivinar en los brillos de los ojos que el hombre nuevo, el hombre socialista dormía plácidamente en un rincón del alma de todos los presentes. Con cada salto estamos mas seguros de asaltar el cielo.

Cuando paro de tomar, saltar, abrazar y de creer que estamos a un paso de un nuevo Chile, me siento mal, pero no como si me sintiera a punto de güitriar. No, me siento mal del alma. Comprendo que se fue sin pagar, la traición le salio gratis. Justo en el día de los derechos humanos el más sanguinario represor de las dictaduras tercermundistas de América se fue haciéndose pasar por loco para no enfrentar a la "justicia".

Lunes, en mi casa. Por la tele muestran como se ponen de acuerdo que hacer con el fiambre, dicen que era el cumpleaños de la vieja Lucia (wuaja!).
Finalmente deciden quemarlo o cremarlo, creo. Antes, eso sí lo iban a mostrar. Funeral de Estado querían los barsas. El nieto del último gran general de Chile le escupe a Pinochet en la cara, lastima que estaba muerto con un vidrio de por medio. Unos obreros al frente de la escuela conocen la furia del fascismo representado por una gorda multiteñida, debe ser una raza completa de Pattys Maldonados, que se la va hacer.

Cuando el viejo culiao ya estaba frío se lo llevan en helicoptero, por extraño que paresca los conscriptos encargados de la maniobra creen que llevan televisores. Al llegar cerca del mar le ponen un riel y lo lanzan al mar.